Inicio Saltar al contenido principal Saltar al menú principal

Falta texto

Inicios

Aunque en Mutiloa no han sido encontrados restos de comunidades prehistóricas, no quiere decir que no fuera un lugar de paso, de caza y de asentamiento humano. Se aprecia la presencia de los romanos, confirmada por el nombre que reciben la minas del lugar: Troi.

Pero como la historia comienza a través de testimonios escritos, hay que decir que Mutiloa entró en ella bastante tarde, pues concretamente, no se menciona por primera vez hasta el 15 de abril de 1384. En esa fecha se anexionó a Segura para defenderse mejor, a pesar de tener la suficiente capacidad de administrar sus fondos. Estuvo unido a Segura durante 231 años, hasta que finalizó la lucha entre los bandos. El 15 de febrero de 1615, mediante Decreto de Felipe III, Mutiloa tendrá alcalde propio y total autonomía, por lo que tuvo que pagar una cantidad de dinero. Desde entonces, recibe el título de villa. Creó su propio Ayuntamiento, dotado del alcalde regidor y procuradores, lo que suponía que debía estar representado en la Junta General del Territorio.

Debido a los gastos que ello suponía y ante las malas influencias, se unió a los pueblos de Astigarreta, Zerain, Gudugarreta y Ormaiztegi, para crear la Comunidad de San Esteban. Más adelante se unió a Zegama, y la comunidad adquirió el nombre de Comunidad de Zegama. La Comunidad desapareció en 1725, y en 1742, se unió a Legazpi y Zerain, hasta que dicha relación se disolvió, a su vez, en 1768. Más adelante, en 1825, creará la Comunidad Artamalastegi con Zerain e Idiazabal. La guerra y la posguerra influyeron notablemente en Mutiloa, así, en la guerra de 1936, se despoblaron los caseríos y sus vecinos bajaron al casco urbano, buscando una mayor seguridad, teniendo que dar de lo que tenía. Tras la guerra civil llegó el racionamiento, se cerraron los molinos y se controlaban los alimentos.

Inicio Saltar al contenido principal Saltar al menú principal